Oh My Goat

Oh My Goat 1.1.1

¡La cabra Patrick al rescate!

Érase una vez una cabra llamada Patrick que retozaba alegremente pastando a sus anchas hasta que un mal día un cazador decidió secuestrar a los animalitos del bosque y llevárselos en un camión. Patrick fue el único en escapar y ahora tiene un deber: rescatar a sus amigos. Así empieza Oh My Goat. Ver descripción completa

PROS

  • Buenos gráficos
  • Idea divertida
  • Entretenido y adictivo
  • Muchos niveles y escenarios disponibles

CONTRAS

  • Puede resultar monótono

Muy bueno
8

Érase una vez una cabra llamada Patrick que retozaba alegremente pastando a sus anchas hasta que un mal día un cazador decidió secuestrar a los animalitos del bosque y llevárselos en un camión. Patrick fue el único en escapar y ahora tiene un deber: rescatar a sus amigos. Así empieza Oh My Goat.

Oh My Goat es un divertido juego, a camino del puzle y las plataformas, donde tendrás que sortear obstáculos para superar cada nivel. Su protagonista, una cabra cúbica y saltarina capaz de todo.

Una cabra saltarina y cúbica

La protagonista de Oh My Goat es una cabra en forma de cubo. Este hecho marcará el juego, pues al hecho de que las cabras son unas saltadoras natas, se une la particularidad de un cubo, y es que las esquinas afectarán a tus saltos en el momento de esquivar una roca, un precipicio o unos pinchos estratégicamente colocados.

Oh My Goat consiste básicamente en esto, evitar obstáculos en grupos de doce pruebas por cada nivel. Y cada X niveles cambiarás de escenario, viajando por un bosque, el desierto australiano, una montaña nevada o una ciudad.

¿Qué ocurre si no consigues saltar el precipicio? No te preocupes, pues en Oh My Goat es prácticamente imposible hacer bien una prueba a la primera. Así que ármate de paciencia y juega a Oh My Goat teniendo en mente que seguramente tu cabra Patrick acabe pinchándose o cayendo al vacío en varias ocasiones hasta que consigas superar un nivel.

Salta con tu dedo

En Oh My Goat, tu único movimiento es saltar. Patrick la cabra aparecerá en pantalla corriendo sin parar de un lado a otro de la pantalla (hay pruebas de izquierda a derecha y viceversa). Así que para que no se estampe con una piedra o caiga al vacío, tendrás que pulsar la pantalla con tu dedo para que Patrick salte.

En ocasiones bastará con un salto simple. Otras veces tendrás que saltar y volver a saltar en el aire. Otras, simplemente deja a Patrick correr a su aire.

Cubos saltarines

Oh My Goat llama la atención por sus gráficos animados, muy logrados y divertidos. Además, el haber convertido a una cabra en un cubo saltarín es un gran acierto de sus creadores, CremaGames, algo que da mucho juego pues permite que cada nivel sea distinto al anterior.

En cuanto a la banda sonora de Oh My Goat, ni destaca por sí misma ni molesta, algo que en parte es bueno, pues en este tipo de juego, al que jugamos horas y horas, es fácil cansarse de la misma melodía.

A jugar

Oh My Goat se une a la lista de juegos de corte sencillo pero que, usando físicas y obstáculos, consiguen que te diviertas sorteando pruebas a base de ingenio y reflejos.

Si te gustan las aventuras originales y divertidas pero no quieres complicarte con mil y un movimientos distintos, con Oh My Goat podrás divertirte saltando sin parar. ¿Conseguirá la cabra Patrick salvar a sus amigos de las garras del cazador?

Oh My Goat

Descargar

Oh My Goat 1.1.1